“Lo primero que me motivó es que llevaba un equipo de personas y en las relaciones me daba la impresión de que faltaba algo.

Me ha ayudado con el equipo de ventas a organizarles planes de trabajo, a hacer equipo, a ser ideólogo dentro de tu equipo y hacerles ver a los demás que lo que estás proponiendo lleva a una meta.

El coaching de sombra es el entrenador, el que te hace ver las ideas pero luego los jugadores son los que tienen que realizar la jugada.”

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn